• José F. Gómez (1858-1911)
  • Este célebre revolucionario Maderista, nació el 21 de enero de 1858, a escasos meses de haberse elevado Juchitán a la categoría de Villa, por el Lic. Benito Juárez García el 20 de mayo de 1857, pero antes ya se había promulgado una nueva Constitución, que restituyó aquel Departamento del Istmo, al Estado de Oaxaca y Veracruz respectivamente; fue hijo de Gregorio Gómez y Rosalía López de Gómez, su nombre completo es: José Fructuoso Gómez López, más conocido como CHE GÓMEZ; fueron sus hermanas: Tomasa, Rita, Andrea, Virginia y Paula; familia afortunada, ilustrada y unida a los interés del pueblo, se sabe que dichas hermanas seguían siendo dueñas de una gran hacienda en la zona de los Chimalapas por herencia familiar hasta mediados del siglo XX; el infante José, aprendió sus primeras letras en el seno familiar, porque no había escuela en Juchitán, sólo funcionó la primera escuela en 1863, cuyo único maestro fue, Francisco León, quien de manera altruista la echo andar y también en las iglesias católicas pero de carácter confesional, después de sus conocimientos básico, tenía apenas 8 años cuando los valientes juchitecos y pueblos aliados se cubrieron de gloria al derrotar a los invasores franceses aquel memorable 5 de septiembre de 1866, y como premio 6 hijos de Juchitán fueron llevados por, Porfirio Díaz para estudiar la carrera de las armas y otras profesiones, uno de ellos fue el Lic. Rosendo Pineda, quien posteriormente alentó y protegió a Che Gómez a continuar sus estudios en la Ciudad de Oaxaca, allí cursó jurisprudencia en el Instituto de Ciencias y Artes; en 1886 se une con Rosaura Bustamante, viuda de Palacios, con quien tiene 6 hijos: Eloísa, María Luisa, Rosaura, Estefanía y José Gómez Bustamante, Chechito, quien fuera Diputado Constituyente de 1917. Che Gómez se titula como abogado en 1887. Como antecedente cabe mencionar que José F. Gómez fue sobrino de Cosme Gómez, distinguido líder del levantamiento regional que junto con, Gregorio Melendres, se les unió el pueblo, donde participó Che Gómez y su padre, para desconocer al gobierno del Estado, por la elevación del impuesto de Capitación en 1880, así mismo en 1882 se unió a su tío en el naciente Partido Verde, en contra de Francisco León, Jefe político de Juchitán, por su arbitrario cacicazgo, explotando al pueblo para edificar el actual palacio municipal en 1884 y tras la muerte de Cosme Gómez(1888), el Lic. José F. Gómez encabeza dicho Partido, antagónico a los Rojos dirigidos por Pancho León. Pero Che Gómez continuó ligado al Lic. Rosendo Pineda, quien era líder Porfirista del Partido de los Científicos, contradictoriamente, puesto que siempre apadrinaba a Che Gómez para que ocupara empleos importantes, pero en el fondo era con el fin de mantenerlo alejado del Istmo, por ser rebelde y conflictivo; en razón de esto fue designado Juez de Primera Instancia en La Paz, Baja California (1905), Juez de Distrito en Sinaloa y Chilpancingo Guerrero donde fue Diputado Federal, Administrador del Timbre en Tlaxcala, Recaudador de Rentas y Agente del Ministerio Público, en distintos periodos de tiempo, todo con el objeto de separarlo de su terruño.

    El Lic. José F. Gómez, regresó a su tierra natal en 1893, para luchar contra los atropellos de los extranjeros que construían las líneas de ferrocarriles transistmico (1882-1894) y después el Panamericano (1897-1908); por eso Che Gómez siempre gozó del apoyo popular, en 1895 fue electo Presidente Municipal de Juchitán y se declaró socialista, prometiendo el reparto de haciendas y salinas de los terratenientes al pueblo juchiteco, quienes combatieron con bravura a favor de las mejores causas nacionales.

    Cuando estuvo en Tlaxcala en 1910, entabló negociaciones con Francisco Vásquez Gómez y Francisco Ignacio Madero y regresa a Juchitán (marzo-1910). Enseguida Che Gómez, apoya la Revolución Mexicana contra la séptima reelección de P. Díaz en julio-1910 y por la ostentosa celebración del Primer Centenario de la Independencia mientras que el pueblo sufría de hambre, miseria y explotación, por lo que Madero inicia la rebelión armada el 20 de noviembre del mismo año, bajo el lema de: “Sufragio efectivo no reelección”.

    En abril de 1911, Che Gómez, es electo para ocupar la Presidencia Municipal de Juchitán y se dan enfrentamientos políticos entre progresistas que apoyaban a Vásquez Gómez como Vicepresidente y antirreleccionistas que respaldaban a José Ma. Pino Suárez; el 20 de mayo, renuncia Díaz y Francisco León de la Barra ocupa interinamente la Presidencia de la República. En Juchitán renuncia Mariano Saynes la Jefatura Política y por ordenamiento legal subiría el Lic . José F. Gómez, pero el gobernador Benito Juárez Maza, manda a Francisco León a ocupar dicho cargo quien fue rechazado por el pueblo, iniciándose los disturbios en Juchitán; pero con anterioridad, el 12 de septiembre José F. Gómez, fue electo Diputado Local y Mario Palacios (su hijastro) queda como suplente, el Congreso pide a Che Gómez que se presente a ocupar su Diputación, pero solicitó licencia, porque el pueblo pedía que él fuera nombrado su Jefe Político, ante la negativa del Gobernador, el 2 de noviembre estalló la rebelión chegomista, con los tiroteo, como a las dos de la tarde y se le unen otros pueblos del Istmo, entonces el Gobernador ordena el ataque contra los rebeldes acampados en Gue’labéñe (abundancia de lagartos); el 6 de noviembre Madero ocupa la Presidencia de la República y respalda al Lic. José F. Gómez, pero el Gobernador, Juárez Maza exige respeto a la soberanía del Estado y por orden del Congreso local personalmente dirige la persecución contra los rebeldes Chegomistas, muriendo centenares de personas y heridos que fueron atendidos por la Cruz Roja, dieron cuenta de estos acontecimientos periódicos nacionales e internacionales; entonces el Presidente Madero le da salvoconducto a Che Gómez, para que viaje hacia la Cd. de México, pero fue aprehendido en Rincón Antonio hoy Matías Romero y Mario Palacios Bustamante (su hijastro) en Ixtepec; pero por órdenes ocultas de Juárez Maza, provocaron el asalto al contingente que conducía a José F. Gómez, para que supuestamente fuera entregado en San Gerónimo Ixtepec al Gobernador, por lo que durante el trayecto, en el sitio denominado El Barrancón fueron acribillados a balazos por las gentes mercenarias de Tomas Carballo “El Matanche”, resultando cruelmente asesinados Che Gómez y ocho acompañantes en la madrugada del 5 de diciembre de 1911, sólo Victoriano Charis se escapó e informó a los juchitecos, quienes con más coraje continuaron la rebelión encabezándolos el Coronel Felipe López y a su muerte en agosto de 1918, retomó el movimiento Heliodoro Charis Castro, en el marco de los escenarios y fragor de la Revolución Mexicana, CON SUS IDEALES DE JUSTICIA, DEMOCRACIA, REPARTO DE TIERRA, ESCUELAS Y PROGRESO IGUALITARIO, DEMANDAS FUNDAMENTALES DE LA LUCHA DEL LIC. JOSÉ F. GÓMEZ, quien el pueblo resolvió darle la honra de ser enterrado en el costado oriente de la Parroquia de San Vicente Ferrer, además escuelas y la Calle que pasa en frente de su domicilio, llevan hoy dignamente su nombre y en la esquina que forma dicha calle con la Av. Juárez, la Fundación Histórico Cultural Juchitán, a través del distinguido escultor histórico, Moisés Cabrera Orozco se donó y se colocó una Placa conmemorativa con su efigie, como HOMENAJE PÚBLICO Y PERENNE DEL PUEBLO JUCHITECO A ESTE MÁRTIR DE LA DEMOCRACIA MADERISTA EN EL ISTMO.

    (David Ruíz Martínez)