• Rufino Martínez López
  • El Profesor Rufino Martínez López, más conocido como profesor Ruffo. Nació el 27 de Agosto de 1924, en la 6ª sección del “Barrio el Calvario” de esta Heroica Cd. de Juchitán de Zaragoza, Oax. Siendo el tercero de cinco hermanos, dos de ellos también fueron docentes; sus padres el Sr. Pedro Martínez Martínez, oriundo de esta ciudad y la Sra. Francisca López, nativa del Espinal; uno de sus celebres ancestros fue el insigne profesor y revolucionario, Sergio Martínez Martínez. A los seis años de edad fue llevado a la Cd. de Tuxtla Gutiérrez. Chiapas, donde realizó sus estudios de: Educación primaria en la escuela “Primaria Federal Camilo Pintado”; su secundaria en la pre vocacional, de dicha ciudad; posteriormente ingresa a la escuela de “Mactumatza”, Chiapas, donde terminó como perito agrícola; enseguida cursó la carrera de “Profesor en Educación Primaria” en la escuela “Normal de Comitancillo”, posteriormente hizo la Licenciatura en lengua y literatura, en la Normal Superior de Puebla y sus estudios de Educación Física los hizo en la Confederación Deportiva Mexicana, de México DF. Ingresó a la SEP el 2 de febrero de 1944. Desempeña su profesión como Docente y Director, en diferentes escuelas del Estado de Chiapas; regresa al Istmo a trabajar en Ixtepec, Tapanatepec, Ixhuatán, Lagunas y finalmente en la escuela primaria “Daniel C. Pineda” de esta Cd. de Juchitán, entregándose por entero con ejemplar vocación, a la Educación y superación de sus discípulos.

    Se enamora de la Joven Romelia Cortes Rasgado y se casan el 29 de Enero de 1950; como fruto de ese amor nacieron sus hijos: Fe, Hernán, Ruffo, Rubí, Osiris, Selene y Ariel; todos concluyeron sus estudios profesionales con el esfuerzo de sus padres.

    Su inquietud por aportar sus experiencias y conocimientos a la educación media, lo lleva a trabajar en la escuela “Secundaria Nocturna Revolución”, fungiendo como profesor y subdirector; así mismo fue profesor de Educación Física en la zona escolar con cabecera en Juchitán, Oaxaca.

    Con el afán de apoyar a la juventud, ingresa al Instituto Tecnológico del Istmo, el 1 de febrero de 1967; a lo largo de 20 años se desempeñó como coordinador de Acción Social, Coordinador Deportivo (1971-75), Asesor Académico (1975-76), fue jefe de varios departamentos internos de dicha institución (1976-2000), jubilándose en dicho año. Durante toda su estancia en esta Máxima Casa de estudios, impartió diversas materias y cursos a profesores.

    Desde muy temprana edad ocupó cargos como: Director del Centro de Alfabetización en Tapanatepec, Oax. (1946), responsable del fomento deportivo en la 31ª Zona Escolar; apoyó como comisionado de escalafón en el SNTE; fue presidente de varios comités deportivos, así como presidente de la H. Junta de Festejos en 1949. En otras ocasiones fungió como jurado calificador de eventos deportivos y literarios. Desempeñó en distintos momentos la presidencia y vicepresidencia de patronatos como: Pro-Construcción del Gimnasio Auditorio del Instituto Tecnológico del Istmo (1980-1985), MISMO QUE EN LA ACTUALIDAD LLEVA SU NOMBRE; fue presidente del patronato pro-centenario de Juchitán (Nov. 1990), de pro-pavimentación de su avenida Juárez, miembro del IFE de esta ciudad (1991-1992). El cabildo en pleno de su tierra natal lo nombra CRONISTA DE LA CIUDAD, el 25 de mayo del 2005, hasta su muerte, siendo el primero que recibe dicho nombramiento. Dado su prestigio en la docencia, nunca ambicionó escalar puestos públicos, que con humildad lo demostraba en el trato diario a toda la gente que lo rodeaba. El pago que recibió por haber formado a tantas generaciones en más de medio siglo: fue la admiración y respeto que le profesaron sus ex alumnos y la población en general durante toda su vida, a todos los quería y los seguía aconsejando como si fuera el primer día de clases. Los grandes hombres de hoy heredaron su sencillez, honradez y amor al trabajo.

    Juchitán mereció el rango de HEROICA CIUDAD. Por iniciativa impulsada del Profr. Ruffo Martínez López; a través de las asociaciones a las que perteneció, esto gestionado también por la autoridad municipal, para lograr dicho decreto; declarado por el Congreso del Estado el 5 de septiembre de 2006.

    Dado su interés por preservar nuestras Histórica Local, gestionó, apoyó y construyó el Monumento “Pozo Histórico” (Pozo Peralta), trinchera de la batalla 5 de Septiembre de 1866 principalmente. En el ocaso de su vida ocupa el cargo de Presidente de la “Fundación Histórico Cultural Juchitán 2004”. Fue miembro activo del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa Delegación 69, en la Cd. y Puerto de Salina Cruz, Oaxaca, paralelamente fue miembro activo de la Asociación de Escritores Istmeños, con sede en la Cd. de Tehuantepec, Oax. A lo largo de su brillante trayectoria Académica, Deportiva y Cultural, recibió innumerables notas laudatorias, reconocimientos y homenajes a su labor desempeñada, por más de medio siglo de trabajo fecundo en diversos Estados de la República, así como en Juchitán, Oaxaca.

    El Profr. Ruffo Martínez López, fue una persona que siempre se preocupó por difundir nuestra Historia Nacional, Estatal y Local, así como un incansable narrador de cuentos y leyendas de Juchitán, también difundió notas deportivas durante décadas, escribiendo a lo largo de medio siglo en Semanarios, Revistas, Gacetas Culturales, Folletos y Periódicos de Circulación reciente.

    Fue Autor de la serie BAZENDU, que consta de 12 libros que salieron progresivamente para su difusión, citando entre ellos: “Juegos Tradicionales de Juchitán”, Colección de Poesías y Cuentos Titulados: “EL Pescador de Sueños”, “Mi Barrio el Calvario”, etc. Fue Compilador de Cuentos y Leyendas del Istmo Zapoteco; Fue Coautor del Libro “Juchitán lugar de Costumbres y Tradiciones” y “La Vida de Juchitán en los años 50 al 70”

    Después de haber realizado sus proyectos de vida, rinde tributo a la madre tierra, dejando de existir físicamente el 1 de Abril del 2010. Nos lego una filosofía, acerca del hombre en relación con su entorno, afirmando lo siguiente: “Soy de los que creen que el hombre, por ser racional, el único dentro de las especies dotadas de vida, puede conocer la naturaleza que le rodea, el sitio que en su seno social ocupa y, actuar sobre ella como efecto que se convierte en causa y produce nuevos hechos imprevisibles. En esa facultad estriba su grandeza”.

    Cabe destacar que no dejó de estar activo, hasta una semana antes de su fallecimiento y tampoco le gustó enclaustrarse, prefiriendo siempre un ambiente pletórico de luz. Sus familiares aseveran que horas antes de su muerte escuchó vía radio, su último homenaje celebrado en el Teatro de la Ciudad, que le rindió el Heroico pueblo Juchiteco que tanto amó. Su sepelio fue multitudinario, dirigiéndose al Panteón Domingo de Ramos, donde se dio cita toda la sociedad juchiteca que lo conoció; el sentimiento de amor, afecto, admiración y respeto se fundieron en uno solo, todos querían estar presentes en ese momento sublime para darle el ultimo adiós al Maestro de Generaciones, al Maestro de Maestros e Impulsor del Deporte: Ruffo Martínez López.

    (David Ruíz Martínez, Selene Martínez Cortés y Gonzalo Jiménez López)